La Cabaña del Pionero: Adiós a un símbolo del turismo Californiano

Debido a las intensas lluvias que están azotando a California desde este fin de semana se está llevando por delante una secuoya convertida en túnel hace más de un siglo.

El turismo en California suele ser muy alto y de seguro la comunidad se ve afectada por este clima de tan mal gusto que tenemos en estos días, la pérdida de este punto de turismo para los viajeros debe ser algo triste y también muy desconsolador, tanto para quienes ya lo visitaron como para los  viajeros que nunca tuvieron la oportunidad. En el mundo se cuenta con muchos sitios emblemáticos que podemos visitar, hermosos por su naturalidad y este era uno de ellos.

Y no solo hablamos de la pérdida del arbol la cabaña del pionero sino que en el también se ven inmersos muchos lugares y paisajes que hoy en día no existen por culpa de los desastres naturales que de raíz es nuestra responsabilidad con la contaminación, las personas que tienen el espíritu viajero por el mundo deben tener el espíritu de reciclar y cuidar el ambiente en todos los sentidos ya que preservar este tipo de monumentos y lugares preciosos prevalece de nuestra capacidad de cuidar el medio ambiente.

Pérdida del árbol: la cabaña del pionero

Este árbol ubicado en el parque estatal de calaveras, siendo icono uno de los parques californianos y dada la desaparición por la intensidad de las lluvias es algo que conmueve a los viajeros como a cada uno de los habitantes.

Este árbol contaba con 2.000 años de antigüedad y un diámetro en su baso con más de 10 metros. Lo que le hacía especial era el túnel excavado en su base por el que se podía pasar andando o incluso conduciendo antiguamente. Hay varias secuoyas así a lo largo de los parques de la sierra, como atractivo turístico. Esta fue perforada hace 130 años y llevaba tiempo muerta. Miles de personas tienen fotos de recuerdo debajo del árbol, hasta el punto de que la peregrina noticia de su derrumbe (“Un árbol grande cae en el bosque”, tituló en Los Ángeles Times), ha emocionado a los californianos. Nadie más se hará esa foto. El árbol tenía nombres grabados de hace un siglo, de la época en que el naturalista John Muir descubrió esos bosques.

Ya dicho, nunca más nadie se hará una foto en el emblemático árbol de más de 2.000 años de vida. Quedará en el recuerdo de habitantes de california y también de muchos viajeros que en sus aventuras de seguro se tomaron una buena foto junto al árbol en forma de cueva.

Artículos relacionados